Londres Edimburgo Londres 2017 (LEL)

Tras varios intentos fallidos de sentarme a escribir mi crónica de lo que ha sido la LEL no quiero dejar pasar más tiempo. Esta mañana hablado con un amigo y entendido en viajes de larga distancia, hablábamos que si había sido una de las LEL más duras de su historia, que si había abandonado mucha gente, que si el tiempo había sido muy malo, el viento horroroso, los conductores con adelantamientos sin piedad, carreteras muy agresivas con las muñecas y manos… todo lo malo que quieras… pero al final todos concluimos que; SI REPETIRIAMOS.
Y es que la LEL tiene algo que nos ha enganchado, tal vez ese puntito masóca del ciclista hace que cuanto peor lo pasamos, mejor es nuestro recuerdo de la aventura y es que, acaso no sabemos lo malo de la meteorología inglesa? acaso no sabemos lo inestable que es el tiempo allí ? Tal vez mi crónica de lo que ha sido la LEL, puede ser una opinión muy subjetiva y particular, pero a mi no me ha parecido una prueba tan dura y me explico.
Puede que la climatología haya sido mala, el viento ha soplado sin piedad y los repechos eran mortales, pero las condiciones en las que corríamos eran muy buenas, la organización nos proveía de comida caliente y variada, de buenas instalaciones para comer, ir al baño, ducha o simplemente descansar. En todos los controles teníamos a voluntarios que se dejaban la piel por el corredor, por hacer que el paso por el control fuera bueno, agradable y una sonrisa en sus caras a pesar del cansancio, porque no olvidemos que el voluntario ha ofrecido su trabajo gratuito por amor al arte y muchos descansando casi menos que nosotros. Otros de mis argumentos por los que creo que no ha sido una prueba tan dura, es que a la hora de descansar y echar una cabezada nosotros no hemos tenido problemas para echarnos unas horas. No nos hemos quedado sin colchoneta en ningún control, aunque eso sí, tenias que estar pendiente de la hora, pues si te despistabas te podías quedar sin ella. Es imposible que la organización pueda proveer tantas camas como para que en casi todos los controles haya 300 camas, al final del día somos Randonneurs participando en una prueba autosuficiente, por lo que si no hay una colchoneta siempre hay un trozo de suelo enmoquetado para echarse un rato y bajo techo caliente, con un baño y duchas disponibles ( un lujo). Por todo esto creo que las condiciones en las que hemos podido correr esta prueba eran buenas. Por hacer una comparativa con las 1001 millas de Italia, allí no disponíamos de estas comodidades y por ello fue una de las pruebas más duras para el grupo.
Respecto a la ruta, sobre todo los 100 primeros kilometros, es un continuo ratoneo difícil de seguir el recorrido sino llevas el track. Me sorprendió mucho el ver a gente con anotaciones en una especie de carpeta encima del manillar con los giros, distancias y demás, sobre todo gente del Audax UK (probablemente lugareños). Es una prueba que se puede hacer perfectamente con el track provisto por la organización, aunque en el recorrido de vuelta hubo un problema con una versión del track, pero por suerte otro compañero tenía el bueno.
El tema mecánica y averías ha dado para mucho, sobre todo pinchazos (más de 10 pinchazos) y una rotura de cadena reparada en marcha. En cada control había un mecánico con cámaras, cubiertas, cadenas y taller. Muy buena la asistencia mecánica.
Otra de las cosas que ayudan inmensamente a que una prueba de larga distancia la termines con cara de satisfacción, es la compañía. Cada vez tengo más claro lo importante que es elegir bien a los compañeros de ruta, en mi caso es la segunda grande que hago con la Peña Ciclista Massamagrell y con ellos al fin del mundo. Por otro lado mi amigo inseparable Diego Villas Alcala. En estas aventuras tan largas, si llevas compañía asegurate que sean buenos amigos y te sepan comprender lo suficiente cuando el cansancio aparezca, o el sueño, o el hambre, o simplemente necesites un hombro. El manejo de los “egos personales” es importante y siendo un grupo tan numeroso es fácil que los roces afloren, pero en nuestro caso tanto Diego como yo éramos los agregados al grupo y ambos hemos encajado muy bien y muy bien se nos ha tratado.
Hay muchos detalles que ha tenido esta prueba para ser una prueba grande, pero quizás el detalle que me terminó de conquistar fue que en uno de los controles me dejé mi gorra de Ciclismo en Cadena en la colchoneta donde había dormido. Al llegar a Londres, allí estaba en una de las cajas de objetos olvidados, increíble !! allí podías ver de todo, baterías externas, gorras, patucos, guantes, de todo.
Como decía, he tardado unos días en asimilar muchas cosas y tal vez no sea una crónica al uso de lo que ha sido la LEL, pero es mi visión particular de ella. Para mí ha sido una experiencia personal y deportiva difícil de olvidar en la que he echado mucho de menos a algunos amigos, pero cada aventura es única en tiempo, lugar y compañía. Sin duda es una de las grandes, pero con mayusculas. Cuando la gran mayoría de los que hemos ido repetiría, es porque algo tiene y lo que tiene es, mucho cariño en la organización.
Fui a la LEL buscando salir de mi espacio de confort y vuelvo de ella con ganas de más, quiero perderme más, quiero aprender más, quiero desconocer más y aprender más del mundo …
Muchas gracias a todos los que habéis formado parte de esta LEL.
                           “Toda aventura comienza con un sí”
Anuncios

Diagonal Iberica Bilbao Almeria 1024 km

Todo comienza una tarde de invierno hablando de nuestras aventuras con la bici y esas cosas que los locos del pedal solemos hablar. Diego, te animarías a hacer la diagonal Bilbao Almería conmigo?? : Vamos !! (tan sencillo) Echo un vistazo al calendario, le comento a otros dos buenos amigos la idea y les gusta, pero finalmente no nos pueden acompañar. Comienza la maquinaria a funcionar y a preparar la logística. Preparo el recorrido sin saber muy bien las emboscadas que me estoy metiendo. A la vez intercambio multitud de correos con el organizador por el tema burocrático de la homologación, inscripcoin, recorrido y demás hasta que por fin a falta de unos días de empezar tenemos el visto bueno.

Viviendo en Madrid, iniciando la ruta en Bilbao, terminándola en Almería para volver finalmente a Madrid requiere cierta logística. Diego mandó un paquete de ropa a Almería a casa de mi madre para la vuelta, yo llevaba un pantalón pirata y una muda, como ropa de civil.

Subimos a Bilbao en autobús, allí nos esperaba Juan Carlos para alojarnos en su casa. Juan Carlos es otro compañero del pedal, con muy buen historial de aventuras de larga distancia y sobre todo, amigo y compañero.

Cenamos en su casa, compartiendo historias que tal vez sólo entendemos los locos de la larga distancia y que tanto nos gustan. A la mañana siguiente el despertador sonó a las 6:00 am, pues la salida la teníamos a las 7:30. Preparativos de última hora, desayuno y porque no reconocerlo, algo de nervios pero más como un niño delante de su gran regalo.

A las 7:30 acompañado por Juan Carlos salíamos de Bilbao enfrente del museo Guggenheim, cruzándonos con muchos ciclistas que ese día iban a disfrutar de la Bilbao Bilbao.

El azar quiso que saliendo de la ciudad nos cruzáramos con una gran ultrafondista como es Ziortza y Roberto, sólo me dió tiempo a saludarla con una voz. Más adelante se nos unió otro gran amigo, Aitor Antxustegi. Escoltados de dos buenos amigos de la zona, íbamos dejando la ciudad atrás y haciendo camino. Poco a poco empezamos a subir el puerto de Dima, una zona preciosa en la que el embalse de Uribarri-Gamboa nos dejaba una de las postales más bonitas del recorrido. Pasamos Vitoria y nos adentramos en el condado de Treviño hasta llegar al puerto de Bernedo donde Aitor dio la vuelta a casa.

En ese momento Diego y yo nos quedamos solos y comenzaba la aventura de verdad. Alrededor del km 150 llegamos a Logroño y paramos a comer.

Desde Logroño para llegar a Soria teníamos que subir el puerto de Piqueras, para el cual teníamos que salvar un desnivel de 1300 metros desde Logroño. Cogimos la carretera LR-250 por San Román de Cameros, donde recorrimos la zona alta del rio Leza hasta enlazar con la nacional N-111 y de allí hasta el puerto de Piqueras. Es una carretera con un paisaje impresionante, con el rio Leza a su izquierda y sus cañones profundos. Una vez enlazamos con la nacional N-111, dejamos a la derecha el desvio del túnel de piqueras con mucha pena y ascendemos el puerto. Este tramo desde Logroño se nos hizo pestoso y duro, pues la carretera era muy botosa, rugosa y muchos kilómetros picando para arriba nada más comer con el estómago lleno. Llegamos a las 17:30 al alto y allí nos abrigamos preparando la larga bajada hasta Soria (km 245). Sobre las 19:30 llegamos a Soria y replanteamos donde íbamos a dormir. En una gasolinera (de tantas) sellamos el carnet de ruta y comimos algo antes de seguir nuestro camino hasta Barahona , donde habíamos decidido dormir (km 310).

Sobre las 22:00 hrs llegamos al hostal donde ya nos esperaban. Una buena cena, una buena ducha y una buena habitación con calefacción. Aprovechamos para lavar la ropa del dia y secarla en los radiadores. Se nos dio bien el día, aunque habíamos avanzado menos de lo esperado, pero el terreno también fue más duro de lo esperado, por lo que lo dimos por bueno.

El lunes día 20 (segundo día de ruta) nos despertamos a las 6:00, desayunamos lo que nos habían dejado preparado y a las 6:45 estábamos pedaleando ya.

 

Nada más salir estábamos muertos de frio, pues la temperatura era de -3ºC. A las 8:00 estábamos desayunando en Sigüenza (km 340) en la churrería, donde nos atendieron de lujo con un gran desayuno. Desde aquí ya era terreno conocido para nosotros y sabíamos que nos tocaba subir el portachuelo hasta la autovía A-2. Con paso alegre tras el desayuno, comenzamos nuestra marcha y piano piano fuimos haciendo camino. Con un ligero viento de cola nos presentamos en Brihuega y desde allí comenzamos a rodar por la vega del Tajuña hasta Arazueque (km 430) donde hicimos una parada a comer algo y reponer líquido porque el calor empezaba a apretar.

Sobre las 15:00 hrs llegamos a Villarejo de Salvanés (km 478), donde comimos, sellamos y nos repusimos del calor ( 29ºC). Sobre las 16: 00 hrs salimos camino Quintanar de la Orden (km 557), pasamos bastante calor pero conseguimos avanzar bastante pues el terreno se prestaba a rodar rápido por las llanuras manchegas y sobre las 18:00 hrs ya estábamos en Quintanar. Al igual que el día anterior, era el momento de decidir hasta donde íbamos a llegar, estudiando el recorrido y los alojamientos disponibles, decidimos dormir en el Bonillo (km 646) lo que iban a hacer un total de 334 km de ese día. Al final los últimos 50 km de ese día se nos hicieron muy duros, pues hacía un viento lateral muy fuerte que apenas nos dejaba avanzar. Fue necesario parar dos veces para comer algo ya que las fuerzas empezaban a flaquear. Finalmente sobre las 22:30 llegamos al hotel. Justitos, pero llegamos. Es lo que tiene cuando no conoces el terreno, pero esto es así.

 

A la mañana siguiente martes 21, nos levantamos a las 6:30 y al ir a desayunar vimos que hacía un viento bastante fuerte y el cielo muy nublado, como de llover. Los dos nos miramos y no dijimos nada pero nos lo dijimos todo. El plan del día estaba abierto, teníamos tiempo de sobra para llegar a Almería, pero creo que aunque ninguno lo decíamos,  los dos queríamos hacerlo del tirón. No teníamos decidido si lo haríamos del tirón o dejaríamos unos kilómetros para el miércoles. La prudencia nos hacia no dar nada por sentado, por lo que decidimos ir viendo sobre la marcha. En el desayuno vino a nuestro encuentro Bienvenido Camacho, otro gran amigo de la familia randonneur. Sobre las 7:30 salimos del Bonillo (km 646) y nuestra preocupación se confirma nada más salir de allí, un viento muy fuerte de cara, muy cerrado, a ratos niebla meona que aumentaba la sensación de frio.

Una mañana de tirar de galones y sufrir en la bici, no puedo decir otra cosa porque no fue nada agradable. Pasamos mucho frio y sufrimos mucho el viento, hasta tal punto que necesitábamos para cada dos horas a comer algo, bien por meter calorías al cuerpo como por descansar mentalmente, nos estaba cayendo la del pulpo.

Sobre los 70 km Bienvenido siguió su camino y nosotros seguimos penando con el viento. Sobre las 13:00 llegamos a Villanueva del Arzobispo (km 767).

En toda la mañana habíamos rodado 120 km. No le dimos más vueltas al asunto, había que parar más, pues se paraba más!!  Hasta llegar a Ubeda (km 804) no disfrutamos de viento de cola, pasamos la ciudad y una bajada larga nos alegró el día, porque los ánimos estaban algo alicaídos pensando todo lo que nos quedaba por delante y donde estábamos todavía. Si algo bueno te enseña esto, es que por mal que vengan dadas, no dura para siempre y así fue. El aire cambió y ahora nos entraba ligeramente del Oeste a favor. Pasaban los kilómetros rápidamente y nos plantamos en los alrededores de Sierra Mágina. Sobre las 18 horas, paramos en un supermercado de Jodar (km 830) a comer bien, porque ahora teniamos otra zona montañosa por delante y las temperaturas de nuevo empezaban a bajar más.

Sobre las 21:00 estábamos en Darro (km 900) cenando. Nos parecía mentira, lo mal que lo pasamos por la mañana y estábamos a menos de 110 kms. Cenamos agusto y sabedores que a la hora que fuera, íbamos a llegar. Ahora si que si !

Al salir del bar nos moríamos del frio que hacía, nos habíamos puesto todo lo que llevábamos encima y aún así íbamos tiritando de frío. El aire al girar hacia Guadix nos entraba más fuerte del Oeste por lo que lo llevábamos a favor. Esta era la nuestra !! A las 22:45 pusimos el penúltimo sello del carnet de ruta en Guadix (km 921). Paramos en una gasolinera a avituallarnos para las horas que nos quedaban pues desde allí hasta Almeria no había nada abierto para comer algo. Salimos de Guadix y durante 20-30 kms estuvimos jugando a la yincana pues la via de servicio de la autovía era lo más parecido al esterrato italiano, muchas entradas y salidas y muchos caminos a ningún lugar. Desde Guadix a Almería volamos con el aire a favor, lo gozamos como enanos. Finalmente a las 03:33 llegamos a Almería. Felices de haber llegado bien, sin ningún contratiempo y sobre todo los dos sanos, que la Pili (mujer de Digo) sinoooo me canea jajajaja.

Ha sido una aventura muy bonita, de las que dejan muy buen sabor de boca, la hemos disfrutado mucho y sobre todo felices de haberla compartido con los amigos; los que habéis buscado un hueco para acompañarnos, los que habéis estado en las redes sociales animándonos y los que nos habéis echado una mano con las rutas, se agradece de verdad. Muchas gracias !!

Distancia total recorrida 1024 km y 10103 metros de desnivel acumulado.

1ª Etapa: Bilbao – Barahona 310 km y 4.248 metros de desnivel
2ª Etapa: Barahona – El Bonillo 334 km y 2.271 metros de desnivel
3ª Etapa: El Bonillo – Almería 380 km y 3.584 metros de desnivel
Diferencia de temperatura en la segunda etapa de -3ºC a 29ºC (32ºC)

Tiempo total 68 horas 3 min

Desde aquí quiero animar a los que os gustan este tipo de aventuras que no lo dudéis, hay margen de tiempo más que suficiente para hacerlo tranquilamente. Agradecer a Francesc Porta y en especial a Ricard Monraba el trabajo para mantener la organización de las Diagonales Ibericas y por su paciencia en toda esta gran aventura. Muchas gracias.

Y por último a mi amigo y compañero Diego Villas un placer haber compartido la aventura contigo CASTITA. No te digo más no te me vayas a poner blandito jajajaja Preparate para la siguiente 😉

 

Campeonato del mundo 24 horas Contra Reloj en California

thumb_img_1649_1024

Casi quince dias después, me animo a contar mi historia, porque detrás de una buena aventura siempre hay una gran historia. Esta vez no va de ningún super héroe, ni de la super marca que hice, ni de lo bien que corrí y de lo bueno que fue el resultado. Todo lo contrario, más bien es una historia de como afrontar algo que has deseado tal vez toda la vida y llegas a la salida con cierta pena porque sabes que no estás bien.

El més de Septiembre empecé los entrenamientos específicos entre Asturias y Almería. En Asturias estuve entrenando con Eugenio Gómez y su gran grupeta asturiana una semana, después marché para Almería donde estuve preparándome tres semanas simulando las condiciones que podía esperar en Borrego Springs, y la verdad es que es lo más similar que podemos tener en España. Fueron tres semanas muy duras, muchas horas en el sillín, pero me sentía muy feliz e ilusionado por la aventura en la que me había embarcado. Después marché a Mallorca, a seguir entrenando por allí unos once días más. Durante los primeros días, empecé a notar la garganta tocada, por lo que bajé un poco la intensidad de los entrenamientos. Primer aviso del cuerpo.

La idea de ir a Mallorca era hacer un test en las 12 horas de Llucmajor de Beloribike, pero atendiendo los avisos del cuerpo, disputé sólo las 4 horas y seguí rodando. Al final no hice las 12 horas pero hice unas 9 horas rodando con los participantes y casi 270 km.

14604850_10209710227925212_6014515437702697838_n

Volví a Madrid con la garganta muy tocada. No quise tomar antibióticos ni nada, porque entendía que me iban a dejar muy flojo y esperaba que poco a poco la salud fuera recuperándose. Para mi desgracia, no fue así y la cosa empeoró, la infección bajó a los bronquios y como resultado una bronquitis. La ventilación de los pulmones no era buena y la saturación tampoco, me disparaba mucho de pulso y me asfixiaba literalmente en los entrenamientos, por lo que decidimos parar una semana y recuperar al cuerpo.

Ese parón fue muy necesario, pero a la vuelta a los entrenamientos me dí cuenta lo flojo que estaba. Mal, muy mal. Reconozco que a una semana de ir a USA estaba muy desmoralizado, sentía que todos los sacrificios que había hecho se habían ido al traste. Toda la temporada sano como un roble y justo en el momento que necesitaba estar fuerte… JODIDO, MUCHO.

Son momentos muy duros para un deportista, mirar atrás y ver todos los sacrificios realizados para estar así. Finalmente, mi gente, fue la que me hizo darme cuenta de que era lo que había, que no había tiempo para otra cosa que no fuera mirar hacia adelante y disfrutar la experiencia.

Poco a poco, esa mala sensación fue cambiando y empecé a creer en mí, que mi cabeza habia podido con cosas peores, y que había que mantenerse calmado. Con cabeza podía conseguir hacerlo dignamente.

Nos presentamos en California y realizamos el viaje hasta San Diego tal y como lo habíamos planeado. A partir de aquí tuvimos varios contratiempos. No podíamos conducir en USA porque no habíamos sacado el carnet internacional. La alternativa era el Bus. Nos acercamos a la estación de autobuses y resulta que no había uno hasta el día de la carrera. Nos quedamos pensando la mejor manera de poder llegar allí y finalmente decidimos ir en bici, 140 km con 2000 mtrs de desnivel. Evidentemente estando fisicamente bien y en modo competitivo, esto sería implanteable, pero estaba claro que desde antes de venir era lo que había y había que disfrutarlo. Nos fuimos un día antes de lo pensado a Borrego Springs para poder descansar más (Martes).

14939422_10209945991299149_6609535528809115096_o img_1276

El miércoles habíamos quedado con Marko Baloh, Ana Mei y Stefan Lembke para dar una vuelta de reconocimiento, pero antes de eso tuvimos que cambiar de hotel, pues era en teoría el día que llegábamos a Borrego. Cosas para arriba y cosas para abajo. Intentamos quedarnos en el primer hotel pero al haber pagado la habitación por anticipado en el segundo hotel, si nos ibamos perdíamos lo pagado, por lo que la decisión fue fácil.

img_1350

Tras la vuelta de reconocimiento, quedamos para el día siguiente mensajearnos para quedar a rodar o cenar. Nos fuimos al hotel a descansar, el nuevo hotel, más lujoso y mejores camas, pero pocas comodidades para alguien que necesita cuidar su alimentación para competir, no había cocina ni microondas. El jueves, nos fuimos a hacer fotos de las esculturas del desierto, un poco de ocio.

La vida en el desierto de Borrego es muy tranquila, apenas una calle en la que hay varios restaurantes mejicanos, una farmacia, un par de supermercados y poco más. Nuestros días previos a la competición pasaron disfrutando de la familia RAAM (Marko Baloh,Strasser,  Seana Hogan, Dexx Tooke, entre otros)

Por la noche, quedamos para cenar a modo de cena previa a la competición, para conocernos los corredores. Una tradición muy bonita, que parece se hace en las competiciones allí en USA y en la RAAM. Allí tuvimos la oportunidad de cenar con Anna Mei, Seana Hogan, Jasmijn Muller, Irma Baloh, Marko Baloh, David Baxter, Dex Tooke, Stefan Lembke, Dave Elsberry, entre otros muchos. Una cena que disfrutamos mucho y nos reímos mucho. Toda una experiencia.

img_1515img_1523

Llega el viernes, dia de la competición y a las 11 tenemos que dejar el hotel (todo comodidades). La carrera no comienza hasta las 18 horas. Un día muy largo por delante, caluroso e incierto. Habíamos conseguido que el primer hotel, haciéndonos un favor, nos dejara descansar unas horas en una habitación y cocinar algo de pasta antes de la carrera, pero no podíamos ir desde las 11 por lo que pasamos toda la mañana en una cafetería, saboreando un buen café y los cinamon rolls (rollos de canela). Allí dejamos pasar varias horas, wasapeando, hablando con la gente local, con los que se cruzaban, en fin había que pasar las horas. Nos vamos al hotel sobre las 13 horas y allí estaba preparando las bicis Strasser. Ya habíamos tenido la oportunidad de hablar unos días antes en el mismo hotel. Se le notaba tenso, concentrado, pensando en lo que tenía por delante, pero a pesar de ello amable atendiéndonos. Comimos y descansamos un rato antes de ir al control de la bici a las 15:30 horas.

img_1558

Aquello ya estaba lleno de gente preparándose. Todo lleno de bicis contra reloj, ruedas lenticulares, ruedas de perfil, cascos aero… en fin se olía a velocidad. Pues allí nos presentamos mi compadre Jimmy y yo, con bolsas de plástico y una mochila. Allí llevábamos la comida de la competición, la ropa de ambos, luces, baterías y demás cosas que necesitábamos. El hecho de no tener coche, nos obligaba a llevar todo de esa manera de aquí para allá.

img_1619

img_1598

Faltaban apenas dos horas para la competición, desde España múltiples mensajes de apoyo de amigos, familia y gente cercana.

img_1687

La cabeza comienza a estar en modo competición. A las 17:00 es el briefing de carrera. Esto empieza ya !! Termina y nos deseamos suerte los unos a los otros, y algún que otro abrazo a la gente mas cercana (esto te emociona). Finalmente, mi compadre Jimmy y yo nos fundimos en un abrazo deseando que todo fuera bien.

15002514_318874155160386_4194259739281354313_o

A las 18:00 horas sale la primera tanda, Strasser, Marko Baloh, Julian Sanz, Seana Hogan, Anna Mei… un minuto después sale mi tanda con Valerio Zamboni a la cabeza, Stefan y David Baxter entre otros. La primera hora, ruedo controlando vatios y pulso para no salirme del plan, pero según empiezan a pasar las horas veo que no puedo mantener los vatios que había pensado. A partir de las ocho horas de carrera empieza mi calvario. Las piernas, el cuerpo y la cabeza empiezan a fallar. No podía mantener ritmo y baja mucho el rendimiento. Hago una parada un poco larga de lo que estoy acostumbrado en estas carreras. La carrera me pone en mi sitio muy pronto y yo intentando saber cual es. Voy rodando poco a poco esperando que las sensaciones cambien, que llegue el amanecer y ver que pasa. Las primeras doce  horas fueron más o menos, pero las segundas… sufrí mucho, como nunca. Cuando uno se prepara para una prueba como esta, se prepara mentalmente para pasarlo mal, porque hay momentos muy malos, pero en esta carrera he sobrepasado mi limite de sufrimiento. Cuando el cuerpo no va, es la cabeza la que tiene que hacer que las piernas sigan dando pedales, y esta vez la cabeza llego un punto en el que se agotó también. Necesitaba proteger al cuerpo haciendo paradas más largas de lo habitual, pero lo suficiente para engañar a las piernas. En esta guerra psicológica, Valerio Zamboni me echo un cable sin saber. Cada vez que entraba en boxes y me encontraba allí me gritaba que a salir con él. Estábamos yendo en ritmos similares y de alguna manera estaba picado con migo, hubo mucha complicidad entre nosotros, risas y buenos ratos.

15056374_10210049601889349_1014805420860846427_n

Al final, para recuperar algunos puestos tuve que salir a rodar con el calor, cuando mucha gente estaba en boxes, tres horas seguidas bajo el sol ardiente del desierto. Las temperaturas fluctuaron entre 37 grados de día y 8 de noche. Poco a poco llegaba la hora final y no podía ni con mi alma. No se de donde me salió el pensamiento y las fuerzas de intentar llegar a los 600 kilómetros, una distancia 100 kilometros menos de lo que esperado, pero que en aquellos momentos fue lo único que me mantuvo en pista, no le veía sentido a tanto sufrimiento. La última vuelta en el recorrido corto (8 kilómetros), necesité tomarme un gel, así de sobrado iba! Me pasaron la mayoría de participantes como aviones y yo deseando llegar, mi cabeza pedía cruzar el arco de meta y acabar.

Terminé !! me abrazo a mi compadre y a alguno de los participantes. No sabia si llorar, gritar o tirarme al suelo. Por fin… recogí la medalla, me despedí de los amigos y necesitaba ir al hotel. Agotado mental y fisicamente. Podéis ver los datos de la carrera en mi perfil de Strava https://www.strava.com/athletes/1145457

img_1683

El resultado final: tercero de mi categoría !!

14992040_10210019685021446_761034722048751953_n

Tal vez alguien pueda pensar que se me ha pegado algo del peliculeo americano, pero no. Ahora que ha pasado el tiempo y veo las cosas con perspectiva, me doy cuenta que toda esta aventura ha merecido mucho la pena a pesar de las malas sensaciones. Hemos disfrutado muchísimo  y aunque no he podido ser competitivo se que volveré, y volveré más fuerte, pero esto nos lo llevamos en nuestro cuerpo. Vivir dentro de la familia RAAM por unos días ha sido increíble, la acogida ha sido muy buena por parte de los veteranos en estas historias y allá por donde hemos ido nos han facilitado mucho la vida. Nos han hecho sentir parte de una gran familia. Por todo ello solo queda ser agradecido con el pueblo americano. También quiero agradecer a mi compadre Jimmy la valiosa ayuda prestada, no voy a tener manera de agradecer esto amigo.

img_1990

Finalmente, esta ha sido mi experiencia, la tuya no tiene porque ser ni igual ni parecida pero de ella he sacado varias cosas en claro y tal vez te puedan servir algún día.

A FAVOR

1- Una experiencia inolvidable, no lo cambiaría por nada.

2- Ya conozco el circuito, el pueblo, los hoteles, el supermercado y a nuevos amigos.

3- He realizado un sueño.

4- Sales de tu espacio de confort, y eso te hace crecer.

EN CONTRA

1- La salud no perdona, si no estás bien para competir, lo vas a pasar muy mal y lo sabes.

2- El tema de no llevar coche te limita para todo, pero las cosas salen como salen.

3- La alimentación es muy importante y allí no hay más que comida mejicana por todos lados. Importante poder cocinarte.

4- Saber los recursos con los que cuentas allí. Yo tenía una idea bastante clara gracias a San Google.

A TENER EN CUENTA

1- Carnet internacional si quieres circular por allí.

2- Tres dias antes es aconsejable estar allí para aclimatarte.

3- Conocer alguien te puede facilitar mucho la vida allí.

4- La alimentación puede ser complicada en USA.

5- Suplementos deportivos hay en los supermercados.

6- Borrego Springs es un pueblo casi fantasma, muy pequeño.

DISFRUTALO !!

“La vida es aventura, riesgo, atrevimiento, pasión. La vida es ahora y es única”

 

 

 

 

 

Una estrategia de récord.

20161014_193459

La idea de este post es la de intentar hacer ver que la consecución de este gran logro por parte de Eugenio Gómez no ha sido una casualidad, sino el fruto del esfuerzo de él en primer lugar y de un gran equipo a la sombra. Detrás de este tipo de objetivos deportivos, existe un gran trabajo de estrategia de ritmos, de paradas, de alimentación, de descanso y de control del deportista. Intentando no caer en el aburrimiento con datos, voy a explicar el trabajo que hubo detrás de todo el gran esfuerzo de Eugenio.

Los récords del mundo UMCA eran los siguientes en la categoría Outdoor Track Master 50:

100 millas 4:36:25 hrs a una velocidad media de 34.9 km/h

200 millas 9:33:35 hrs a una velocidad media de 33.4 km/h

12 horas 397 km a una velocidad media de 33.1 km/h

24 horas 681 km a una velocidad media de 28.4 km/h

1000 km no estaba establecido.

El equipo estaba formado por los jueces (Alfredo, Jaime, Juan José y Benigno) , por otro el equipo de apoyo (Diego, Eduardo y Tino) y por otro lado Paolo y yo como jefes de equipo y a cargo de la estrategia. Durante los meses previos, habíamos hecho test de ritmo para calcular a que pulso deberíamos rodar durante las primeras 12 horas. Por otro lado, conociamos los datos del anterior recordman  y estudiandolos habíamos apreciado un gran salto en perdida de velocidad entre las primeras 100 millas y las 200 millas. La medida de control de ritmo que utilizamos era el pulso y la velocidad. Sabíamos que en un punto de la prueba el pulso iba a caer pero mientras durara, esa iba a a ser nuestra unidad de control. Cuando solicitamos a la UMCA establecer el récord de los 1000 km también solicitamos el de 100 millas, 200 millas, 12 horas y 24 horas. Este detalle es importante, porque si no los solicitas y los consigues, no se homologarían.

14633530_10207686234820986_6476142211357397915_o

La batalla de Eugenio comienza a las 22 horas del viernes día 14. Comenzamos a esa hora porque el viento en ese velódromo durante el día podía ser fuerte si aparecía, por lo que para minimizar tiempo expuesto al viento decidimos empezar de noche.

14692050_10207686174419476_5381126024346447277_o

De todos los récord solicitados, el único que nos parecía que nos podía  hipotecar el resto de la prueba eran las 100 millas,por lo que decidimos una estrategia conservadora, sin entrar en batalla por ese récord. Tiempo en las 100 millas 4:43:57

Durante las siguientes 100 millas mi trabajo era mantener a Eugenio en el ritmo planeado, entre 133-135 pulsaciones por minuto. Un pinchazo inesperado y otro par de paradas a orinar nos hacía perder los tres minutos y medio de ventaja que llevábamos. Sin perder la calma y viendo la tendencia del ritmo de Eugenio, continuamos con el plan. Con la idea de recuperar el tiempo perdido, a falta de una hora para llegar a las 200 millas, le pedí a Eugenio un par de series por encima del ritmo. La primera 10 minutos a 137 pulsaciones, después continuó 5 minutos a 133 pulsaciones y de nuevo otros 5 minutos a 137 pulsaciones. El tiempo restante hasta llegar a las 200 millas aumentamos ligeramente el ritmo manteniendo 134-135 pulsaciones. Este esfuerzo extra, supuso mejorar el récord anterior por tres minutos. Tiempo total 09:30:22 en 200 millas.

14711315_10207686181419651_3138732137971646282_o

captura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-19-56-44

Tras conseguir este récord, hicimos una parada técnica al baño y comer algo más tranquilo, en total perdimos unos 5 minutos. Arrancó de nuevo y con el subidón del primer récord había que mantener la calma y seguir lo más centrado en el ritmo planeado. Faltaban dos horas y media para el siguiente récord, el de 12 horas. Al parar esos 5 minutos en las 200 millas había que recuperar algo de tiempo, pero sin volverse loco. Tocaba apretar otro rato, durante la primera hora le pedí subir un par de pulsaciones hasta las 135 para recuperar algo lo perdido. Así fue, poco a poco fue recuperando tiempo y finalmente hizo 397 kilómetros a las 12 horas, 2 kilómetros más que el actual récord del mundo.

20161015_111002

captura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-19-49-32

Ahora si podía descansar y recuperar algo más, ya que según nuestra previsión, en ese momento teníamos hora y media de ventaja sobre el récord de 24 horas. Cambiamos la ropa, un ligero masaje y un buen desayuno. Tiempo total de la parada 27 minutos. En estas 12 horas que quedaban hasta las 24 tocaba mantenerlo motivado, la parte buena es que era de día y la gente venia a animar a Eugenio. El pulso empezaba  a caer, por lo que la manera de controlar el ritmo pasaba a ser ahora la velocidad media y previsión de ritmo con una hoja de excell hecha por Jaime. En este sentido era de agradecer también el cronometraje de Boomerang Eventos pues nos daban los datos de velocidad por vuelta y velocidad media total al instante, lo cual lo simplificaba bastante a la hora de ir modificando la estrategia si hacia falta.

14691220_10207686224420726_4274665989550440059_o

Tal y como se puede ver en la gráfica de abajo, en las segundas 12 horas, Eugenio necesitó parar bastante más que en la primera parte. A pesar de todas esas paradas siempre estuvo una hora y cuarto por encima del récord de 24 horas, por lo que ayudó a mantenerlo tranquilo. A falta de una hora le pregunté que quería hacer, si batirlo por poco y parar o realmente darle un buen bocado. Me dejó elegir a mí, le pregunte como iba y me respondió que podíamos apretar un puntín. Dejamos unas vueltas a ritmo de recuperación y volvimos a la carga. Le pedí aumentar la velocidad a 33 km/h durante media hora más y así lo hizo. Finalmente 712 km en 24 horas, 35 kilómetros más que el anterior récord. Aquí realmente acababa la estrategia como tal, ahora tocaba disfrutar de lo conseguido y rematar hasta los 1000 kilometros.

captura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-19-50-47

La llegada de las 24 horas fué muy emocionante, todo el equipo disfrutó mucho ese momento, el plan había funcionado a la perfección !!

20161015_050004

Con tres récords en su bolsillo, se duchó tranquilamente, cambio de ropa, masaje para soltar y cena caliente. Ahora nos quedaban 285 kilómetros para terminar esos 1000 kilómetros de récord. En general el equipo estaba muy optimista, pero yo sabía lo que le había exprimido y lo que le había pedido. Esos esfuerzos pasan factura en una distancia de 1000 kilómetros, incluso para el Caymán.

img_0063

A las pocas horas empezó a dolerse del hombro izquierdo, tenía muy cargados los trapecios de ir tantas horas acoplado sobre la bici. Bajó considerable su velocidad, por lo que se cambio la rueda lenticular por una rueda de perfil, pues el beneficio ya no existía al rodar a 26 km/h. Necesitó parar varias veces más y el dolor del brazo le incapacitaba incluso para poder agarrar el manillar, lo que le hizo llevar el brazo en cabestrillo durante horas. En un intento de mejorar la posición sobre la bici, cambiamos a la segunda bici con una geometría más relajada que la primera. Esto le mejoró algo la posición, pero pasó todo un calvario. Había que mantenerlo tranquilo pues empezaba a agobiarse por el ritmo lento que llevaba. El trabajo de todo el equipo fue impresionante, manteniendolo animado y haciéndole ver que una vez amaneciera todo iba a cambiar, que llegaría la gente, el día y los ánimos mejorarían, esos momentos que todo ultrafondista conoce tan bien.  Poco poco se fue tranquilizando y manteniendo el ritmo. Empezó a llegar la gente y con ellos los ánimos al Caymán. Todo empezó a cambiar, llegaron los últimos 100 kilómetros y efectivamente empezó a venirse arriba. La familia, los amigos, los curiosos, toda la atmósfera invitaba a subir ese ánimo, y lo que había sido un calvario y extenuación, comenzó a ser disfrute.

Así llegó a las últimas vueltas, donde en un guiño al público se animó dedicarles un baile sobre la bici a ritmo de Enrique Iglesias. Finalmente el tiempo final 37 horas 41 minutos 20 segundos, cuarto récord del mundo !!

img_8585

Cuando llegó a meta, reconozco que me emocioné como en pocas ocasiones y alguna lagrimilla se me escapó. Hizo un trabajo de libro, ejemplar. El resultado final …

14666181_10209781058095922_1785187534581220273_n

Para mí todo un honor y un placer haber formado parte de este gran equipo.

14572202_10209778079861468_1311953062744916303_n

“Cuatro nuncas para tu vida; nunca agaches la cabeza, nunca digas que no puedes, nunca te limites y nunca dejes de creer en ti.”                             

                                         ENHORABUENA !!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Febrero: Sinergias

12768225_10207781639431705_6356566087133430424_o

Cerramos Febrero con la sensación que todo el trabajo realizado hasta llegar aquí va dando sus frutos. Ha sido un mes en el que ha primado acumular desnivel para ir mejorando la potencia.

La verdad es que de momento no me apetece sufrir haciendo series y ahora mismo me apetece más perderme en las montañas y disfrutar de ellas, me ayuda a mantener el equilibrio.

Este ha sido mi mes en general.

Desnivel, distancia y tiempo:

Captura de pantalla 2016-02-29 a las 8.40.06

 

A comienzos de mes hice un test de 10 horas, ya que en lo que va de invierno no había hecho ninguna etapa “larga” por lo que me apetecía ver sensaciones. Finalmente me encontré bien, por lo que si algo te va bien, porqué cambiar? Después de ese test, la climatología empeoró en Madrid y me interesaba descansar unos días.

La semana del 15 al 21 comencé a acumular desnivel de nuevo. Esa semana fue una semana de mucho frío y especialmente en la sierra, donde hice dos días de calidad en puertos, aguantando temperaturas bajo cero prácticamente todo el día. Algunos a través de las redes sociales me preguntaban si no era peligroso entrenar por allí. Hay una cosa muy clara, si yo no lo veo claro, no continuo, pero por suerte en general los puertos principales en Madrid los tienen muy limpios. Yo reconozco que tengo debilidad por subir esos días a la sierra.

12719406_10207710709578503_6917185485613981917_o

La última semana de febrero la tenía reservada para hacer entrenamientos de calidad en mi tierra, Almería. Por cuestiones del azar, me invitaron a hablar de ciclismo de larga distancia en la sede de la Unión Ciclista Martinez Oliver. Para mí fue todo un placer tener la oportunidad de hablar de mi pasión con un público tan entregado. Grata experiencia.

12742697_10207747991110518_8395453866196977203_n

Esta ultima semana de Febrero, ha sido una semana muy dura, muchas horas en el sillín, y mucho desnivel acumulado.

Captura de pantalla 2016-02-29 a las 9.36.25

Me gustaría destacar la primera etapa que hice: Calar Alto por Aulago, Alto de Castro Filabres, Velefique y la Tetica de Velefique. 190 km y 4500 metros de desnivel acumulado. Una pasada de etapa.

Captura de pantalla 2016-02-29 a las 9.39.42

Para rematar la semana, estrenamos la temporada con el Brevet 200 en Linares organizado por el Club Ciclista Cástulo de Linares. Buena oportunidad para conocer mejor Andalucía y para calibrar el motor. Finalmente hubo momentos en el que la cuerda se tensó mucho en el quinteto delantero y se notaba la acumulación de fatiga de la semana, pero un buen test.

12803253_10207776616586137_5284881475197720702_n

Para los amantes de los números, estos son los míos de este mes.

Captura de pantalla 2016-02-29 a las 10.03.51

 

              SINERGIA : TRABAJO EN EQUIPO, ENRIQUECIMIENTO MUTUO.

 

 

 

 

Cuando la bici es más que dos ruedas

SANTYMOZOSlogo

Ahora  que ha pasado algo de tiempo y el mar vuelve a su calma, es cuando me doy cuenta que esto de la bici es algo más que dos ruedas. Sin querer, vas formando una familia con la que compartes tantos momentos… que hace que tu día a día tenga pleno sentido.

Que es lo que nos lleva a pedalear durante horas y horas sin tener en cuenta el tiempo?? que es lo que nos lleva a seguir dando a los pedales cuando apenas tienes un gramo de fuerza en las piernas?? que es lo que nos lleva a pedalear por encina de nuestra edad ??  La respuesta es muy simple: ILUSION !!

Dicen que la ilusión es el motor de nuestra alma y la gasolina de nuestro cuerpo. Cuando se pierde la ilusión por las cosas, se nos hace más cuesta arriba hasta salir hasta la calle. Yo reconozco que he pasado unos meses un poco perdido, sin un destino al que caminar y dando tumbos de qui para allá. Tal vez en estos meses me he equivocado más de la cuenta y por eso mismo he aprendido mucho en este tiempo. Si algo he tenido claro en este tiempo, es que el camino para encontrar el norte perdido estaba en las dos ruedas de mi compañera. Ella me ha mantenido con ilusión. Ahora me siento con un norte claro, objetivos definidos y sobre todo con mucha fuerza mental para pelearlos.

A partir de ahora, me gustaría volver a retomar el blog y sumándome a la iniciativa de mi amigo Javier Iriberri  también quiero darle un punto de cordura a todo esto de la larga distancia, intentaré contar mi historia, la historia real, como dice también mi buen amigo Tante Arguelles. Yo no soy entrenador, ni pretendo serlo, solo entreno lo mejor que puedo y planifico lo mejor que mis circunstancias me dejan. Por ello, me podré equivocar en muchas cosas pero es mi película, no tiene porque ser la tuya. Esta es mi historia y espero que os vaya gustando.

Este era yo unas horas antes de mi caída en Valencia, aquí comienza esta segunda oportunidad.

11403068_10206326763500716_6448412483961658423_n-2

Estoy de vuelta y tal vez con más ilusión, si cabe. Larga vida a la bici !!

“La vida es como montar en bicicleta, si quieres mantener el equilibrio no puedes parar.” (Albert Einstein)

 

Reto Norte Sur

 

11393526_10206062193126622_4146068800408054206_o

Ahora que ha pasado algún tiempo y muchas cosas de por medio, creo que llega la hora de hacer la crónica de lo que fue esta aventura de cruzar la peninsula de Norte a Sur sin más compañía que mi equipo de apoyo, al cual le agradezco de corazón todo el mimo y cuidado ofrecido.

El día elegido fue el 4 de Junio, la aventura; establecer el record UMCA de España cruzando el país de Norte a Sur desde Gijón a Tarifa. La UMCA (UltraMarathon Cycling Association) es una organización americana dedicada al ciclismo de ultrafondo (Ultracycling). Ella recoge una serie de normas por las cuales se rigen las principales competiciones de ciclismo de ultrafondo a nivel mundial y que se encarga de asegurar que los récords establecidos se realicen en las mismas condiciones y según sus reglas. En ella se recoge un apartado que está dedicado a los récords que hay de ciclismo de ultrafondo. Este récord que se pretende establecer entra dentro de lo que llaman ” Cross Country Cycling Records” (Récord cruzando el país).

Poster

Para mi ego, este récord no es necesario, no soy una persona récord. Tenía especial ilusión en que España apareciera en el listado de países que tienen este tipo de récord, nada más. Por todo ello, durante casi un año me dedique con cuerpo y alma a la preparación de esta aventura con la ayuda de mi entrenador Desabi.

Las tres semanas previas a la aventura, fueron tal vez las más difíciles de mi corta experiencia como ciclista. Cuando la cabeza no está donde tiene que estar y el alma está rota, cuesta mantener la concentración y las ganas para entrenar y mucho menos para realizar una aventura de este calibre. Gracias a mis AMIGOS, conseguí la calma para arrancar con la suficiente fuerza, como para poder verlo en mi cabeza. Un año de muchos sacrificios y duros entrenamientos. Cuento todo esto, porque son las circunstancias en las que esta aventura se llevaron a cabo y que muy poca gente lo sabía, y tal como empezaba este post, ha pasado mucho tiempo y muchas cosas de por medio.

El día 2 de Junio arrancamos mi equipo y yo desde Alalpardo dirección Gijón. Allí nos esperaba mi buen amigo Eugenio para saborear la buena gastronomía asturiana y mostrarnos con mucho gusto la ciudad. Al día siguiente tocaba hacer las compras de última hora y sobre todo repasar el recorrido y preparativos de última hora . Las previsiones climatológicas eran malas, mucho calor y mucho viento de cara en todo el recorrido y en el estrecho un levante muy fuerte.

Llega el día “D” 4 Junio, y muchas ganas de comerme la carretera. La cafetería Agora tuvo el detallazo de invitarnos a todo el equipo a desayunar antes de salir.

IMG_6550_Fotor

Llega la hora “H” y en compañía de mi amigo Eugenio arranca la aventura. Mucho camino por delante y alguna duda, pero siempre confiando que sabré superarlo. Así arranca esto.

IMG_6559_Fotor

Comienzo a las 10:30 de la mañana, y nada más salir de Gijón comienzo subiendo el alto de La madera, Gargantada, Alto de San Tirso y llega el puerto de Pajares. Lo tomo con mucha tranquilidad, pues tal y como temíamos, había viento sur muy fuerte. La verdad es que no conocía el puerto de Pajares. Me pareció precioso y duro, muy duro.

IMG_6757_Fotor pajares_Fotor

Según corono me acoplo para la bajada y comienza mi batalla contra el viento. Sabíamos que iba a haber viento sur todo el camino, por lo que poco a poco voy haciendo camino y llego a León sobre las 16:30 hr (km 140).

IMG_6796_Fotor

Cruzo la ciudad sin problemas y continuo camino Zamora. A mitad de camino me encuentro un hombre mayor en bicicleta, que había salido a mi encuentro. Era Antonio Casado, pertenecíente al Club Ciclista Benaventano, se había enterado de mi aventura y quería acompañarme unos kilómetros.

11059337_10206041089159036_2876978144077554598_o

Este tipos de gestos son los que me llenan, me dio mucha alegría. Se despidió en Benavente y yo proseguí camino Zamora. Sobre las 21:00 hr  (km 290) estoy saliendo de la ciudad. La cosa se empieza a complicar con un tormentón que iluminaba todo el cielo con los relámpagos y el vendaval que hacía. No tardó en llegar la lluvia, racheada con muy mala leche.

11406376_10206117840277766_9047108816314704495_o

Por suerte duro un par de horas sólo y cuando llegaba a Salamanca. Tal y como habíamos calculado a las 00:00 hr estábamos en Salamanca (km 350).

11147156_10206117846597924_5356247090444601725_o

Aquí estaba planeado parar la primera vez,  me cambio de ropa y recogemos a otro miembro del equipo, el Juanlu. Ya estamos todos y arranco para afrontar la parte más dura del recorrido y más fría, Sierra de Bejar.

11357039_10206117845437895_5165385822784136569_o11537977_10206117842157813_2013410067264162203_o

Este tramo lo conocía pues lo había hecho unos meses antes para hacerme a la idea. Es terreno rompepiernas, continuos sube y bajas hasta llegar a Puerto Bejar (km 430).

11415527_10206117843757853_269535056935423582_o

A partir de aquí comienza a suavizarse un poco. A las 5:00 AM cruzo Plasencia (km 475) con idea de bajarme por segunda vez de nuevo en Cáceres (km 560).

1799035_10206117847477946_7686835614038048542_o

El amanecer es siempre especial en el ciclismo de ultrafondo, pero este lo fue más para mí, iba muy bien, no tenía molestias, el estomago bien, el sueño también bien, y sobre todo la cabeza seguía muy fuerte.

11112904_10206187517419651_2792691867418273767_o

Todo esto empezó a cambiar unos kilómetros más tarde. Como teníamos planeado parar en Cáceres a desayunar, retrasé un poco el comer algo y llegué justito de fuerzas a Cáceres. A las 8:20 AM me bajé por segunda vez de la bici, unas buenas tostadas con tomate y aceite y unas bromas del equipo me repusieron. Esta parada fue un poco más relajada para recuperar un poco más al cuerpo, unos 25 minutos más o menos.

11010605_10206187539300198_326018806466057390_o

Cruzo Cáceres y con la cabeza pensando llegar a Merida hago las primeras 24 horas con 600 km en las piernas y 5.100 metros de desnivel.

1913420_10206187538500178_6348091300545946965_o

A las 11:45 AM llego a Merida (km 630) y tengo que parar porque el calor me estaba friendo, mucha humedad y un calor asfixiante. El cuerpo estaba empezando a resentirse, y dos horas después llegó el golpe de calor. En Villafranca de los Barros (km 670) tuve que poner pie a tierra porque la cabeza me daba vueltas, tenía nauseas, ganas de vomitar, y todos los síntomas de un golpe de calor en toda regla. Nunca había llegado a este extremo.

11232291_10206187541580255_9133178816403959234_o

11334110_10206187541380250_1756244755031500048_o

Fuera hacía 43ºC y mi cuerpo estaba a punto del colapso. Paramos en el primer bar que nos encontramos, me tumbé en el suelo y todo me daba vueltas. Ni el agua fría con hielo conseguía quitarme el mareo.

11012500_10206187519579705_893668906709120983_o

11143566_10206187559900713_1013128981567934581_o

Poco a poco, me fui normalizando y después de una hora recuperándome salí a continuar la faena. Una vez que desaparecieron los mareos sabía que el resto de síntomas si me hidrataba bien irían desapareciendo, por lo que rodando lentamente esperaba que el cuerpo reaccionara y el hambre apareciera.

11426708_10206187520659732_1941470391155874078_o

A las dos horas y media de ir tirando más de cabeza que de fuerzas, los síntomas desaparecieron y les pedí al equipo que en el siguiente pueblo pararan que iba a comer. Una vez pasan los síntomas, el cuerpo devora. En Calzadilla de los Barros comenzó la segunda parte de la aventura, el momento malo había pasado y estaba superado. Un buen bocadillo de lomo con queso, un buen helado y arrancamos de nuevo.

11220114_10206187522299773_1731968523949941436_n

Después de el mal trago pasado, el equipo se vino arriba de nuevo y yo también. En esto de la larga distancia sabes que vas a pasar ratos muy duros y que si los pasas luego todo cambia.

11164662_10206187569060942_6553182157978270498_o

Poco a poco las energías volvieron y volví a disfrutar. El equipo ya empezó a relajarse de nuevo, porque me veían mejor y físicamente bien. Las piernas volvían a ser las que eran. A las 19:30 llego a Santa Olalla (km 752), aprovecho para comer algo pues se que queda un terreno quebrado con algún que otro repecho y sobre todo la subida a las Pajanosas (km 796) con el alto de la media fanega, que se te pega al riñón.

IMG_7351_Fotor

IMG_7375_Fotor

IMG_7402_Fotor

Faltaban los últimos 250 kms y sabíamos que en la zona de Cádiz había levante muy fuerte, con vientos por encima de 70 km/h, por lo que cenamos todos bien para afrontar la última noche. Como empecé diciendo, no soy ningún hombre récord, soy persona de disfrutar pequeños detalles y esta cena con mi equipo en mitad de esta aventura fue uno de los mejores momentos para mí.

IMG_7405_Fotor

Una vez terminada la cena, ahora ya estaba preparado para encontrarme con mi amigo el levante. Conocía muy bien el levante, pues estuve viviendo tres años en Algeciras, y sabía lo que me esperaba, y meses atrás ya tuve otra buena ración de levante. Me lanzo  buscando cruzar Sevilla (km 820) y a las 23:30 llego a Dos Hermanas. Desde aquí tengo unos 70 kilómetros de llano hasta llegar a Espera (km 900) que empezaba de nuevo el terreno rompe piernas. A las 03:45 llego a Arcos de la Frontera (km 910) , paramos 10 minutos a estirar las piernas.

IMG_7430_Fotor

Por protegernos del viento del levante, que arreciaba muy fuerte, nos metimos por el parque natural de los Alcornocales. Llegando a Alcalá de los Gazules (km 960) la carretera comienza a empinarse bastante. Rampas muy duras a la salida del pueblo hacen que me retuerza a base de bien para llegar a la cima. Al coronar el viento es bastante fuerte, por lo que el descenso es más duro y lento de lo que debería. Hasta llegar a Los Barrios fue un poco estresante, porque no conocíamos el camino, la carretera parecía estar cortada, y para colmo era todo subida. No sabíamos si nos iba a tocar subir para dar la vuelta de nuevo o que iba a pasar. Reconozco que fue un momento de mucha tensión para todo el equipo. Mi ilusión personal era bajar de las 48 horas y estaba viendo que se estaba esfumando esa posibilidad por un fallo mío de calculo de ruta.

Al final esa situación se revirtió gracias a la visita de un amigo de Algeciras que nos ayudó a salir del embrollo, Luis Torrecillas. Llegamos a los Barrios (km 1005) a las 08:40, pregunté a Luis cuanto quedaba a Tarifa y me dijo que a 30 km, me dio un vuelco el corazón. Podía llegar dentro del tiempo que me había propuesto !

10003874_10206044950055556_6497154305319556570_o

De por medio dos altos más, Alto del Bujeo y el Alto del Cabrito. Saber esto me dio alas, ya si que sí, a darlo todo. Subí estos dos altos a tope y bajé a Tarifa volando, llevaba el viento de cola, pero había que tener cuidado porque en las curvas me tiraba. Dios que subidón !! Un par de horas antes la moral por los suelos y una hora después te sientes a tope. Entramos en Tarifa y llegamos al punto de llegada a las 10:03. Ya todo había pasado, todo el esfuerzo y el trabajo realizado había merecido la pena. Era imposible esconder la alegría por parte de todos.

Tiempo final 1 dia 23 horas 34 minutos

Muchas gracias a todo el equipo por su generosidad y apoyo en esta aventura. Gracias de corazón !!

IMG_7671_Fotor IMG_7690_Fotor

 

“Piensa, sueña, cree y atrevete”

Datos de la aventura:

Captura de pantalla 2015-10-28 a las 7_Fotor_Collage_Fotor

 

Clicar sobre las fotos para que se abra la galería.